Productos para el Sector Agroalimentario

Soluciones en el envío y mantenimiento de productos para Alimentación.

Se define la cadena del frío como la serie de elementos y actividades necesarios para garantizar la calidad de un alimento desde que se encuentra en su estado natural o pre-cocinado y hasta su consumo.

La aplicación del frío es uno de los métodos más extendidos para la conservación de los alimentos. El frío va a inhibir los agentes alterantes de una forma total o parcial.

A –4ºC se inhibe el crecimiento de los microorganismos patógenos. Estos microorganismos son peligrosos para la salud ya que producen toxinas que pueden provocar intoxicaciones y en los casos más graves la muerte.

A –10ºC se inhibe el crecimiento de los microorganismos alterativos responsables de la degradación de los alimentos.

A –18ºC se inhiben todas las reacciones de Maillard responsables del pardeamiento y endurecimiento de los alimentos. Esta temperatura es la fijada para la cadena de frío internacional.

A –70ºC se anulan todas las reacciones enzimáticas y el alimento se conservaría indefinidamente.

A cubrir estas cotas de temperatura nos ayudarán los acumuladores de temperatura negativa y el hielo seco, debidamente conjugados con los embalajes isotermos que ponemos a su disposición.

¿Por qué no debe romperse la cadena del frío?

Tanto la congelación como la refrigeración detienen o ralentizan la actividad bacteriana, no la eliminan; así al calentarse, las bacterias reanudan su actividad. Si se vuelve a reducir la temperatura volverá inhibirse la actividad bacteriana, pero contaremos con un número mucho mayor de bacterias que antes del aumento de temperatura. Una nueva descongelación las volverá a activar. Cuanto mayor sea el número de bacterias, mayor es la probabilidad de que el alimento se deteriore o de que las bacterias produzcan toxinas.

La cadena del frío presenta debilidades, siendo su punto crítico el tiempo de carga y descarga que tiene lugar como promedio tres veces: a la salida de la fábrica, en la plataforma logística y en los puntos de venta. Unas siete u ocho horas, como mínimo, durante las cuales se somete forzosamente a los productos a aumentos de temperatura.

Para colaborar en el mantenimiento de la conservación de la cadena de frío durante estos periodos de tiempo, ponemos a disposición de las empresas, los cubre-palets, un artículo que permitirá reducir el impacto de la temperatura exterior durante estos ineludibles procesos.

Nuestras soluciones para el sector Agroalimentario

Acumuladores y placas de frío

Hielo Seco Express

Hielo Seco Express con Reexpedición

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies